Hay Una Esperanza

Prioridades de la Vida

Julio 27, 2017


Desde mi juventud, las personas admiraban mi frondosa cabellera; a las estilistas les gustaba mucho aunque les tomaba bastante tiempo peinarme o secarme el cabello.  Hace aproximadamente tres años, por alguna razón, pudiera ser el agua de pozo cargada de metales pesados, o bien podría ser por factores hormonales asociados con la edad, comenzó a caerse mi pelo de manera copiosa; a tal grado que trato de espaciar las lavadas el mayor tiempo posible para preservarlo un poquito.

Desde entonces comencé a aplicarme ampollas al cuero cabelludo, cambié el champú corriente por champú orgánico, tomé cuanta cosa me indicaron, entre ellas Biotina, Colágeno, Vitamina E y mucho más. Por supuesto he orado y declarado sobre mi cuero cabelludo, pero ha sido inútil, a pesar de que Dios ha operado a través mío para que en otros se detenga la caída del cabello de manera sobrenatural. 

Hace algunos días, apareció en Diario La Prensa un artículo, basado en una foto de Facebook donde se muestra una preciosa mujer de Dios, junto a su esposo; ella ha perdido todo su cabello a causa de la quimioterapia en tratamiento contra el cáncer, pero tiene una sonrisa que contagia a cualquiera.  Esto me hizo meditar mucho en las prioridades de la vida; esta valiente mujer está batallando en fe para preservar su vida.  Cuando la guerra es de vida o muerte, las otras circunstancias pierden prioridad, o sea que no tener cabello no es tan importante como lo es retener la vida.

Mis queridos lectores, pienso que así como para mí esto ha significado una gran lección, para ustedes también puede servir de ejemplo.  Hemos de comprender que no importa cuánto nos hayamos centrado en lo vano y no en lo verdaderamente importante, siempre podemos comenzar de nuevo a establecer prioridades, debemos meditar en lo eterno y en lo verdaderamente importante, más que en lo aparente y externo.

La vida nos presenta desafíos a cada paso; y en cada uno aprendemos a reaccionar o responder de la mejor manera, cuando atendemos siempre la sabia opinión de Dios en primer lugar.  No es fácil mantener el gozo y la fe en medio de la adversidad y los diagnósticos fatídicos; pero el Dios en Quien hemos creído es la única fuente de la fe sobrenatural que vence al mundo.

En este momento de la vida, me he visto rodeada de personas especiales y amadas, quienes han sido atacadas por el mortal aguijón del cáncer, incluyendo a mi prima hermana.  En todos los casos cercanos, ellos han determinado creer en el Señor Dios Todopoderoso; pero además, hay algo en común en ellos, su atención se dirige a lo eterno, a lo que es verdaderamente importante.  Su lucha por vivir se relaciona con su anhelo de testificar del Dios Sanador a quien servimos, pero también con su deseo de ver cumplidos los planes del Señor, incluyendo la plena restauración de su familia.

Querido lector, deseo animarte hoy para que levantes tu mirada hacia tu Creador y Padre, que no esperes a sufrir de enfermedad o amenaza de muerte para valorar lo eterno, sino que desde hoy sepas que en Dios siempre hay fe, pero debes encontrarla y vivirla desde este mismo día.  Que establezcas prioridades en tu caminar, las cuales estén basadas en lo espiritual, de donde mana la vida eterna, sabiendo que de ella se desprende todo lo demás, produciendo en ti gozo, amor, paciencia, templanza y todo fruto del Espíritu que representa el carácter divino.  ¡Comienza a experimentarlo hoy!

Ver Todos los Artículos