Hay Una Esperanza

Tres Tipos de Hombres

Julio 20, 2017


En la vida hay tres tipos de personas, aquellas que miran todas las cosas de una manera optimista, los que solamente ven lo negativo de todos, y aquellos que ni lo uno, ni lo otro, ni huelen, ni hieden; es decir, son neutrales y a veces se inclinan de acuerdo a lo que piensan las personas a su alrededor en ese momento.

Conozco a un hombre, ya maduro, con experiencia en construcción y en manejar personal, que ha trabajado duro y ha sabido encontrarle el lado amable a la vida.  En una ocasión, él fue a revisar el trabajo que un constructor contratado por él, había hecho; al darse cuenta que todo era una total chambonada, el hombre en lugar de molestarse, dijo: Bueno, así le daremos más trabajo a este obrero, y tendrá ingreso para sostener a su familia.

Conozco a otro hombre que nunca expresa cuando algo está bien, pero siempre busca lo que no le gusta para hacerlo saber.  En una ocasión, él y su esposa salieron de viaje, mientras tanto, en su casa hacían la remodelación del baño principal, bajo las instrucciones de una decoradora.  Cuando regresaron, la esposa estaba muy contenta y agradada con todos los detalles de los arreglos; él no dijo nada, pero al final expresó: El color del piso está muy obscuro. O sea, son aquellos que siempre encuentran un pelo en la sopa.

La vida es tan corta que deberíamos estar muy conscientes de la necesidad que tenemos todos de disfrutarla al máximo y tratar de sacarle provecho a cada situación.  Necesitamos reírnos más, alegrarnos en todo tiempo y así rejuvenecer.  Sin embargo, hay personas que no tuvieron la oportunidad de recibir elogios de sus padres, ni una palabra de ánimo o de estímulo, lo cual los hizo responder de igual manera en la vida.  Siempre buscando el punto negro dentro del cuadro blanco, para criticar o censurar.  Estas personas casi siempre buscan un culpable de todas las cosas, porque se acostumbraron a señalar lo malo solamente.  Para ellos nadie hace nada bueno o correcto, minimizan a los demás para exaltarse a sí mismos.

Conozco otro hombre que cada vez que le preguntan acerca de algo, de manera indiferente da a conocer que no le importa, es decir, no tiene opinión ni buena ni mala al respecto; como que todo le diera lo mismo.  Estas personas muchas veces esperan a que otros elijan para ellas seleccionar lo mismo. Quizás cuando eran niños no tuvieron la oportunidad de desarrollar un criterio para tomar decisiones, porque sus padres siempre decidieron por ellos. O bien podría ser que estas personas no quieren estar en desacuerdo con nadie, por eso no quieren expresar su preferencia o su forma de pensar.

Hubo un hombre hace más de dos mil años, el cual fue enviado de Dios a la tierra para cumplir una misión; y aunque lo que ocurría a su alrededor era un caos, él no miró la maldad de los hombres, ni siquiera puso atención a los que lo acusaron, a los que lo maltrataron.  Le pusieron corona de espinas y atravesaron sus manos y sus pies con clavos y su costado con una lanza, pero de su boca solamente salió bendición y dijo: Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.

Todo eso lo sufrió para que los seres humanos tuviéramos la oportunidad de ser reconectados con Dios, para recibir vida eterna, calidad de vida, que incluye salud y prosperidad.  Ese hombre llamado Jesús miró solamente lo bueno, la bendición que traería su sacrificio; no le importó el dolor, ni el agravio, porque su mirada estaba puesta en la salvación de millones de personas.

La solución para la humanidad se concentra en Jesús, porque en él están las respuestas para cada necesidad.  Inclusive la única manera de salir del negativismo es poniendo nuestra mirada en Dios, porque en medio de todo lo malo, hay uno Bueno, cuyo amor cubre multitud de faltas.  Cuando lo miramos a Él, seremos alumbrados y miraremos lo que no podemos apreciar a simple vista, como ser el esfuerzo de los demás, la intención de otros de agradarnos; pero sobre todo, el anhelo del corazón de Dios de que veamos su gracia y su presencia en todo.

Ver Todos los Artículos